¿Qué es Mamá Hormiguita?

Mamá Hormiguita es una empresa familiar en el más amplio sentido de la palabra: gestionada por una madre de familia, pensada para las familias y atendida de forma que con nosotros te sientas en familia.

Me llamo Inma Alonso y soy la responsable de todo lo que estás viendo y leyendo en esta web.

Soy Licenciada en Ciencias de la Información, aunque no me he dedicado al periodismo. Toda mi carrera profesional ha estado relacionada con el mundo comercial y de la atención al cliente, siempre en puestos de responsabilidad. Aunque el interés por todo lo que pasa, las ganas de comunicar y el gusto por la escritura lo sigo llevando en las venas.

Después de más de 20 años ininterrumpidos dedicados a la empresa privada, llegó un día en que tomé la decisión de arrancar mi proyecto más importante: ser madre. Todo cambió. Mi perfil personal y profesional, como cabeza de una familia monomarental de mellizos es radicalmente opuesto al que tenía antes, una mujer “libre de cargas” (qué fea esta expresión, ¿verdad?), con absoluta disponibilidad horaria y de movilidad. Y las prioridades también eligieron su nuevo orden. ¿Qué hacer ahora?

Felizmente, la maternidad también trajo un mundo repleto de nuevos conocimientos y oportunidades. Y llegó a mi cabeza Mamá Hormiguita. Decidí crear la tienda que me gustaría encontrar como compradora. Porque me gusta construir algo de la nada, porque disfruto dando nueva vida a las cosas que todavía   sirven, porque siento respeto por la naturaleza y el entorno, porque no podemos permitir que se pierdan los valores que nos hacen crecer como personas y porque quiero un trabajo que me permita atender a mis niños con la mayor calidad humana posible.

Y a mi lado, mi familia y amigos. Ellos son mi equipo. Hasta que Mamá Hormiguita no alcance la mayoría de edad y vuele sola, tengo en ellos al mejor departamento de recursos humanos, servicio técnico, I+D, vigilancia de la salud y auditoría.

Todos a vuestro servicio.

Nuestra Filosofía

El nombre y la imagen de Mamá Hormiguita están pensados para reflejar los valores de nuestra marca, dirigida a madres y padres que laboriosamente, como las hormigas, buscan ofrecer lo mejor a sus hijos.

Padres que se informan sobre productos infantiles, los buscan, comparan precios y toman sus decisiones sin haber escatimado esfuerzo, sin renunciar a la calidad, pero mirando por el ahorro. Que dan valor a todo lo logrado y por tanto tratan de recuperar parte del dinero invertido, poniendo los artículos que ya no necesitan a disposición de otras familias.

Un modo de vida que da importancia al esfuerzo, al ahorro, al cuidado del medio ambiente, al consumo responsable, todos ellos valores que tratan de transmitir a sus hijos. La hormiga representa a la perfección a esa mamá responsable, trabajadora y ahorradora. Pero también podría ser un papá, o una tía, o una abuela.

Nuestra hormiga es redondita, armoniosa y nos mira amablemente de forma cercana y fiable y muy atenta a lo que pasa en el mundo, valores con los que se identifica nuestra marca y que tratamos que nuestros clientes perciban. Y también un punto juguetona, porque al fin y al cabo todo lo hacemos por y para los niños.

Sube por un palito, siempre activa luchando por superar metas. Y su cuerpo está creado a partir de las letras de la marca: la “g”, la “i”, la “o”, porque aquí todo se aprovecha, todo puede tener una segunda utilidad.